COMUNICACIÓN-MEDIOS                                        


Usted es el culpable.

El empleo desaforado de comillas en declaraciones falsas o ciertas permite manipulaciones malignas y tergiversaciones venenosas que le dan a la noticia la magnitud de un arma mortal”.

Gabriel Garcia Marquez

Para mí la clave de la libertad es la libertad de pensamiento. Se habla mucho de la libertad de expresión. Hay que reivindicar la libertad de expresión, por ejemplo en la prensa, pero si lo que usted expresa en la prensa es un pensamiento que no es propio, que ha adquirido sin convicción y sin pensarlo, entonces no es usted libre por mucho que le dejen expresarse.”

Jose luis Sampedro

05/02/2016

Observando los niveles de mediocridad que alcanza la prensa creo no exista otro culpable. Así es , la culpa la tiene usted. Usted es la persona, el lector, espectador, oyente, habitante de la virtualidad de las redes sociales, usted que consume las notas hechas a medidas, manipuladas de tal manera que le da el coraje de gritar que todo el resto le han lavado la cabeza, que sostiene las barbaridades del presente sosteniendo que el pasado fue peor.

Usted que se descubre Culto y de otra clase al detectar la ausencia de una acento sobre una palabra perdida en algún reportaje que sacude los cimientos de nuestra democracia y pone al descubierto lo infame que significa la manipulación. Reportajes o notas que no termina de leer por esas cosas de la falta de tiempo, o que disfruta en secreto, en silencio como aquella infamia publicada en tal o cual diario que después , indignado, con la etiqueta de “al fin la libertad de expresión” compartira con sus allegados en las redes sociales.

La intención no es mas que la de entender porque un articulo en un medio determinado se convierte o no en viral, somos realmente nosotros, usted o yo a convertirlos en tal?.

En los medios ya se respira ese mismo aire que existe en los tribunales, el articulo es la causa, y en el pensamiento ya predispuesto encierra el veredicto, la sentencia y la ejecución de la pena. El imputado sin saberlo ya se encuentra en el patíbulo, y si mañana mismo se demostrara su inocencia nada cambiara porque hoy esos medios de los cuales se nutre, hoy ya sentaron en el banquillo otra persona a quien procesar. No se busca la verdad sino simplemente de despertar en el lector el sentimiento de fiscal, juez y verdugo.

Con sus dedos , con el mouse , con un simple click decide que contenidos son los que contribuyen a aportar, objetividad, ética periodística, un poco de aire en este rancio aire que respiramos, con un simple click decide cuales son los artículos que merecen sobrevivir en esta selva de información, en esta torre de babel de opiniones encontradas que dura aquel tiempo de reflexión que a raíz de este bombardeo mediático parece durar solo unos segundos. Darnos cuenta que el presente en que vivimos son el resultado de las acciones que en el pasado efectuábamos diariamente, muchas veces de manera inconsciente o sin saber que estábamos contribuyendo a la creación de una prisión en donde hoy intentamos escapar.

Son estas lineas que tal vez no lograran ir mas lejos del horizonte que uno inconsciente traza en una esperanzada utopía de que este sentimiento sea compartido por individuos que no encuentran explicación a lo que ocurre de frente a nuestros propios ojos, la cual es disturbada y manoseada por aquellos que alguien se dispuso llamar “periodismo independiente”. Es por ello que sin saberlo los medios que faltan el respeto a la inteligencia, los medios que no invitan a la reflexión al razonamiento son los que , ante la falta de un compromiso del ciudadano permite que el periodismo verdadero se pierda en esta nube de mediocridad.

La falta de una actitud critica, objetiva sin compromiso sostiene la corrupción política, ampara el avance de políticas autoritarias, y la implementación de políticas económicas que permiten que las mas miserables actitudes periodísticas, empresariales, financieras y de mercado, se conviertan en cosas normales, procediendo así a su blanqueo. (ladrones de guante blanco). Todo aquello que ayer era condenado hoy ya no lo es.

Enlace Corto: http://wp.me/p78v54-dr

Anuncios