FILOSOFIA-COMUNICACIÓN-MEDIOS              

11898654_1056763311009009_8803246335242827352_n

5/02/2016

Es difícil encontrar una palabra que por sí sola describa adecuadamente al hombre ideal de los filósofos libres, de los místicos, de los fundadores de religión. Desapegado, es tal vez la mejor. Desapegado de las sensaciones corporales y de la concupiscencia. Desapegado de anhelos por el poder o por las posesiones. Desapegado de los objetos de estos diversos deseos. Desapegado de su cólera y de su odio; desapegado de sus amores exclusivos. Desapegado de las riquezas, de la fama y de las posiciones sociales. Desapegado hasta de la ciencia, del arte, de las especulaciones y de la filantropía. Sí, desapegado hasta de estas cosas.

“Cuanto mayor sea la violencia, tanto menor resultará la revolución.” Puede sacarse provecho meditando esta sentencia de Barthélemy de Ligt.

Para que pueda considerarse que una revolución ha tenido éxito, ella debe significar la realización de algo nuevo. Pero la violencia y los resultados de la violencia -la contraviolencia, la suspicacia y el resentimiento por parte de las víctimas, y la creación por parte de los que la perpetran de una tendencia a usar de violencias mayoresson cosas demasiado conocidas y demasiado desesperantemente antirrevolucionarias. Una revolución violenta sólo puede obtener los inevitables resultados de la violencia, que son tan viejos como el mundo.

Los buenos fines -tengo que señalarlo a menudo sólo pueden ser logrados usando de medios adecuados. El fin no puede justificar los medios, por la sencilla y clara razón de que los medios empleados determinan la naturaleza de los fines obtenidos.

La mente humana tiene una tendencia invencible a reducir lo diverso a lo idéntico. Lo que nos proporcionan nuestros sentidos inmediatamente es numeroso y diverso. Nuestra inteligencia, que tiene hambre y sed de explicación, trata de reducir esta diversidad a la identidad. Cualquier proposición que estipule la existencia de una identidad subyacente común a fenómenos diversos, o que persista a través del tiempo y de los cambios, nos parece intrínsecamente plausible. Cualquier doctrina que reduzca la irracional multiplicidad a la unidad comprensible y racional, nos proporciona profunda satisfacción.

En la prensa, que pertenece a gente acaudalada, los intereses de las minorías con capitales para invertir se identifican siempre (aunque sin duda de toda buena fe) con los del conjunto de la nación. Informaciones constantemente repetidas pasan a ser aceptadas como si fuesen verdades.

Inocentes o ignorantes, muchos de los lectores de diarios están convencidos de que los intereses de los ricos son realmente los intereses públicos, y se indignan cuando estos intereses se ven amenazados por una potencia extranjera que interviene apoyando a su minoría de inversores. Los intereses en juego son los intereses de unos pocos; pero la opinión pública que reclama la protección de esos intereses es a menudo la expresión genuina de la emoción de las masas. Los más sienten y creen verdaderamente que vale la pena pelear por los intereses de unos pocos.

El nacionalismo es inmensamente popular porque satisface psíquicamente a los individuos nacionalistas. Todo nacionalismo es una religión idólatra en que la divinidad es el Estado personificado, representado, a su vez, en muchos casos, por un rey o un dictador más o menos endiosado.

La propia estimación tiene por complemento el desprecio de los demás. La vanidad y el orgullo engendran el desprecio y el odio. Pero el desprecio y el odio son emociones excitantes, emociones que “estimulan” a la gente. Los fieles de una idolatría nacional gozan sólo con sentir el “estímulo” del odio o del desprecio por los fieles de otras idolatrías. Pagan esas emociones a precio de tener que prepararse para guerras que el odio y el desprecio hacen casi inevitables.

Enlace corto a la Nota el fin de los medios: http://wp.me/p1UzEf-Dp

libro-de-ensayos-el-fin-los-medios-aldous-huxley-327701-MLA20387430695_082015-F

Frases extraídas del libro “El fin de los medios”

Aldous Huxley

Anuncios