globalization

24 de enero

Dia de mi Independencia:

Desconociendo el día en el cual me había hecho dependiente de algo que no se termina nunca de comprender, pero descubriendo el fin con el cual ha sido constituido; determinadas circunstancias y eventos permiten, como un despertador en la mañana, señala que ha llegado la hora de levantarse, es la hora de ponerse a escuchar este mundo, no el que te cuentan, es la hora de observar, de medir, de sentir, de respirar y de gustar con tus propios medios.

Para todo esto es necesario alejarse de todo aquella falsa libertad de expresión que significan los nuevos métodos de control de masas, social network, los medios, tv, radios, periódicos, Internet y todo este mundo virtual que nos devora la realidad, abandonar este jardín primitivo en el cual y a pesar de que todo el mundo diga lo contrario, en realidad nos encontramos encerrados, una burbuja que día a día se construye a medida, una prisión virtual.

images (2)

En esta prisión virtual, enviamos mensajes, pensamientos, deseos, usamos las “app”, publicamos fotos, damos todos los detalles de nuestra subjetividad, registrando en sus coordenadas de espacio-temporal, damos a conocer nuestros estados de animo, con una inconsciente precisión que se acercan a la definición que unas décadas atrás bien describió Focault en su libro “ Vigilar y castigar”. Se trata de las sociedades de control, que están sustituyendo a las disciplinarias. Los encierros son moldes o moldeados diferentes, mientras que los controles constituyen una modulación, como una suerte de molde auto-deformante que cambia constantemente y a cada instante, como un tamiz cuya malla varía en cada punto.

Construimos a través de los social network nuestro mundo perfecto, nos rodeamos de quienes piensan como nosotros, nos sugieren los productos que son afines a nuestros temporales estados de animo, nos proponen religiones, autos, libros, teléfonos, mujeres, hombres , todo aquello que inconscientemente o no, has dejado escrito como tu huella emocional, un rastro consiente u inconsciente , tu adn virtual que desnuda aquello que eres, aquello que te identifica como la huella digital de tu documento. Concedemos casi con alegría el permiso de utilizar nuestros datos, nuestras tristezas, alegrías necesidades o ambiciones , y asi pasamos de la tentación a la seducción.

pienso-estorbo

En las sociedades disciplinarias siempre había que volver a empezar (terminada la escuela, empieza el cuartel, después de éste viene la fábrica), mientras que en las sociedades de control nunca se termina nada: la empresa, la formación o el servicio son los estados meta-estables y coexistentes de una misma modulación, una especie de deformador universal.

Las sociedades disciplinarias presentan dos polos: la marca que identifica al individuo y el número o la matrícula que índica su posición en la masa, a todo esto agregamos tu numero de teléfono celular el cual puedes mantener de por vida aun cambiando de operadores, tu direccion IP, tu MAC address, email, gps, etc.

Ya no estamos ante el dualismo «individuo-masa». Los individuos han devenido “dividuales” y las masas se han convertido en indicadores, datos, mercados o “bancos’’ y cuentas, baterías que uno carga con las horas de trabajo, de estudio; pero que es necesario descargar para que el sistema funcione y en donde parte de esa energía alimenta otra enorme batería , un acumulador enorme que en caso necesites te prestara(obviamente con intereses) y en el caso te reveles te aplastara.

Con tu smartphone y el teléfono celular, el roaming , saben donde vas, con quien estas, donde estas. En todo momento, todos tus movimientos son trazados en un mapa, tu mapa personal .

Eres escuchado sin poder escuchar, eres leido sin poder leer, eres observado sin poder observar, te sientes libre dentro de un perímetro que desconoces. Y en donde poco a poco van construyendo tu jardín preferido.

theprisonerandthefree

Toda esta locura , toda esta vorágine de repetición de noticias, no hacen mas confundirte, generar odios, división y no han hecho mas que confirmar un estado de animo y es aquel de no pertenecer ni al 51% ni al 49%, ni patrón ni esclavo, de una masa de personas doblegadas por el fanatismo, es decir, me declaro fuera del sistema en cual estamos inmerso, así es que todo aquello que haga una parte o la otra me resulta exactamente igual, porque ambos que se consideran opuestos entre si , pero responden de una manera u otra, a todos aquellos que en el pasado nos dividieron por ideologías, religión, castas, estatus social, etc, etc, etc.

Es sencillo buscar correspondencias entre tipos de sociedad y tipos de máquinas, no porque las máquinas sean determinantes, sino porque expresan las formaciones sociales que las han originado y que las utilizan. Las antiguas sociedades de soberanía operaban con máquinas simples, palancas, poleas, relojes; las sociedades disciplinarias posteriores se equiparon con máquinas energéticas, con el riesgo pasivo de la entropía y el riesgo activo del sabotaje; las sociedades de control actúan mediante máquinas de un tercer tipo, máquinas informáticas y ordenadores cuyo riesgo pasivo son las interferencias y cuyo riesgo activo son la piratería y la inoculación de virus. No es solamente una evolución tecnológica, es una profunda mutación del capitalismo. Una mutación ya bien conocida y que puede resumirse de este modo: el capitalismo del siglo XIX es un capitalismo de concentración, tanto en cuanto a la producción como en cuanto a la propiedad. Erige, pues, la fábrica como centro de encierro, ya que el capitalista no es sólo propietario de los medios de producción, sino también, en algunos casos, el propietario de otros centros concebidos analógicamente (las casas donde viven los obreros, las escuelas). En cuanto al mercado, su conquista procede tanto por especialización como por colonización, o bien mediante al abaratamiento de los costos de producción.

Me declaro fuera de un espectro social que espera que un líder, un monigote , un salvador , un iluminado los rescate de la apatía política, económica y social, que los guie y los conduzca quien sabe donde.

solo

Encontrar la llave que te libere de esta cárcel que hábilmente han construido en tu entorno no es fácil, construir una escalera que te permita superar el muro que por años han construido delante de ti no es simple, es necesaria mucha paciencia y sobre todo muy por el contrario de aquello que se piensa, no te da plena satisfacción. liberarte de aquello que viene impuesto como modelo de consumo, aquello que te identifica en una sociedad determinada, aquello que te hace resaltar en una sociedad determinada o aquello que te hace invisible e inexistente en una sociedad controlada y dirigida con un solo objetivo, consumir, es una tarea de titanes, uno sabe por donde empezar hasta que un buen dia te levantas y empizas a buscar.

Aquello que te hace sentir diferente pero en realidad no es mas que un espejismo de aquello que realmente quieren te conviertas.

Alguien alguna vez a dicho sabiamente, dentro de un libro encontraras seguramente aquella llave que abra a puerta de un mundo que te resultaba imposible abrir. La llave que te permitiera liberarte de todos aquellos prejuicios que por años fueron impuestos por obligación, por la escuela, la religión, los medios , las radios , la televisión , etc. La oportunidad de observar esta realidad sin todos aquellos filtros que solo nos permitian ver solo una parte y un solo color.

En el régimen carcelario, la búsqueda de “penas sustitutivas”, al menos para los delitos menores, y la utilización de collares electrónicos que imponen al condenado la permanencia en su domicilio durante ciertas horas. En el régimen escolar, las formas de control y evaluación continua que luego pasan al ámbito laboral en donde se premia el merito y la competencia despiadada entre aquellos que aspiran un lugar mas alto en la empresa.

Quizá hoy nos dan vergüenza nuestras prisiones y tal vez no nos demos cuenta de estar en ellas. El siglo XIX se sentía orgulloso de las fortalezas que construía en los límites y a veces en el corazón de las ciudades. Le encantaba esta nueva benignidad que remplazaba los patíbulos. Se maravillaba de no castigar ya los cuerpos y de saber corregir en adelante las almas. Aquellos muros, aquellos cerrojos, aquellas celdas figuraban una verdadera empresa de ortopedia social. A los que roban se los encarcela; a los que violan se los encarcela; a los que matan, también.

¿De dónde viene esta extraña práctica y el curioso proyecto de encerrar para corregir, que traen consigo los Códigos penales de la época moderna?

¿Una vieja herencia de las mazmorras de la Edad Media?

Más bien una tecnología nueva: el desarrollo, del siglo XVI al XIX, de un verdadero conjunto de procedimientos para dividir en zonas, controlar, medir, encauzar a los individuos y hacerlos a la vez “dóciles y útiles”. Vigilancia, ejercicios, maniobras, calificaciones, rangos y lugares, clasificaciones, exámenes, registros, una manera de someter los cuerpos, de dominar las multiplicidades humanas y de manipular sus fuerzas, se ha desarrollado en el curso de los siglos clásicos, en los hospitales, en el ejército, las escuelas, los colegios o los talleres: la disciplina. El siglo XIX inventó, sin duda, las libertades: pero les dio un subsuelo profundo y sólido — la sociedad disciplinaría de la que seguimos dependiendo. Hoy se encargan de todo ello internet y los smartphones, tablets, pc etc.

El panóptico es un tipo de arquitectura carcelaria ideada por el filósofo utilitarista Jeremy Bentham hacia fines del siglo XVIII. El objetivo de la estructura panóptica es permitir a su guardián, guarnecido en una torre central, observar a todos los prisioneros, recluidos en celdas individuales alrededor de la torre, sin que estos puedan saber si son observados. El efecto más importante del panóptico es inducir en el detenido un estado consciente y permanente de visibilidad que garantiza el funcionamiento automático del poder, sin que ese poder se esté ejerciendo de manera efectiva en cada momento, puesto que el prisionero no puede saber cuándo se le vigila y cuándo no.

buffaloreport_foucault11

Michel Foucault se interesa en 1975 respecto al panóptico, inaugurando una serie de nuevos estudios sobre el tema. Él ve una técnica moderna de observación que trasciende y llega hasta la escuela, la fábrica, el hospital y el cuartel, o acaso un diagrama de la “sociedad disciplinaria”. Foucault define el diagrama en tanto que “funcionamiento abstracto de todo obstáculo o frotación… y que debemos desligar de todo uso específico”, esto es lo que le permite hablar de panoptismo.

Según Gilles Deleuze:

«Cuando Foucault define el Panoptismo, lo hace ora determinándolo concretamente como una distribución óptica o luminosa que caracteriza a la prisión, ora definiéndolo como una máquina aplicada no solamente a una materia visible en general (guarnición, escuela, hospital en tanto prisión), sino también a todas las funciones enunciables. La fórmula abstracta del Panoptismo no es “ver sin ser visto”, sino “imponer una conducta cualquiera a una multiplicidad humana cualquiera”».

Asi como la lucha contra las disciplinas y a los centros de encierro,

  • ¿Cómo podrían adaptarse o dejar paso a nuevas formas de resistencia contra las sociedades de control?.

  • ¿Puede hallarse ya un esbozo de estas formas futuras, capaces de contrarrestar las delicias del marketing?.

  • ¿No es extraño que tantos jóvenes reclamen una “motivación”, que exijan cursillos y formación permanente?.

Son ellos quienes tienen que descubrir para qué les servirán tales cosas, como sus antepasados descubrieron, penosamente, la finalidad de las disciplinas. Los anillos de las serpientes son aún más complicados que comprender hacia donde nos conducen los orificios de una madriguera de un topo.

Platon: El anillo de Giges, corrupción y bondad: Por Llucià Pou Sabaté

dsc05830

Platón, en La República, relata la leyenda mitológica de Giges de Lidia, un pastor que encontró un caballo de bronce con un cuerpo sin vida en su interior, que tenía un anillo de oro que resultó ser mágico, pues por casualidad volvió hacia la palma de la mano el engarce de la sortija y al punto se hizo invisible para los demás pastores, que comenzaron a hablar como si él se hubiese retirado, lo cual lo llenó de asombro. Si ponía el engarce hacia fuera de nuevo era visible. Giges lo usó para seducir a la reina y, con ayuda del ella, matar al rey, para apoderarse de su reino y convertirse en un tirano.

Parece así que todas las personas por naturaleza son injustas. Sólo son justas por miedo al castigo de la ley o por obtener algún beneficio por ese buen comportamiento. Si fuéramos “invisibles” a la ley como Giges con el anillo, seríamos injustos por nuestra naturaleza: el ser humano haría el bien hasta que «se hace invisible», y roba. Según este supuesto, la persona no sería libre.

Platón señala que ningún hombre razonable debería querer ese anillo, pues tiene todo lo que necesita para ser feliz y no necesita nada más. Vive en una sociedad perfecta, en la cual todo el mundo es feliz con lo que posee. Y si todo el mundo vive contento, ¿para qué necesita el anillo de Giges? El tentador anillo se opone a una sociedad feliz.

El poder corrompe, y el poder absoluto, corrompe absolutamente, es la moraleja sobre el famoso anillo que desde la antigüedad trata de gobernarnos a todos. Muchos políticos, banqueros, empresarios y demás gente con poder llevan puesto el anillo que lleva a su portador a creerse un dios sediento de más poder, aunque no es más que un pelele seducido por la codicia y sometido

al poder del anillo. “Un anillo para dominaros a todos”…

Agradecimientos : No es un Adiós, no lo se bien quizás un hasta luego.,A todos aquellos que de una manera u otra han han participado, donde las dudas han encontrado respuestas, y donde las respuestas han encontrado preguntas. En la cordialidad del confronto se aprende el lenguaje del respeto, en el conocimiento del otro internamente crece el conocimiento de uno mismo, hacen que las ideas tomen fuerza o se debiliten y se abandonen poco a poco los prejuicios que nos atan, dejamos atrás miles de estigmas que nos encadenaban a un mismo modo de pensar. Prueba y error la característica fundamental de nuestra evolución.

Hoy 24 de enero coincide casualmente con el asesinato de Mariano Moreno en Alta mar, donde sus textos aun pueden ser considerados una guiá para el logro de una democracia social equitativa y justa, extraigo una de sus frases una de las cuales han influido en mi pensamiento.

“El pueblo no debe contentarse con que sus jefes obren bien; él debe aspirar a que nunca puedan obrar mal. Seremos respetables a las naciones extranjeras, no por riquezas, que excitarán su codicia; no por el número de tropas, que en muchos años no podrán igualar las de Europa; lo seremos solamente cuando renazcan en nosotros las virtudes de un pueblo sobrio y laborioso”.Seamos, una vez, menos partidarios de nuestras envejecidas opiniones; tengamos menos amor propio; dése acceso a la verdad y a la introducción de las luces y de la ilustración: no se reprima la inocente libertad de pensar en asuntos del interés universal; no creamos que con ella se atacará jamás impunemente al mérito y la virtud, porque hablando por sí mismos en su favor y teniendo siempre por árbitro imparcial al pueblo, se reducirán a polvo los escritos de los que, indignamente, osasen atacarles. Si los pueblos no se ilustran, si no se vulgarizan sus derechos, si cada hombre no conoce lo que vale, lo que puede y lo que se le debe, nuevas ilusiones sucederán a las antiguas, y después de vacilar algún tiempo entre mil incertidumbres, será tal vez nuestra suerte mudar de tiranos sin destruir la tiranía.”

 

Anuncios