Si hay algo que recuerdo y que hoy parece olvidada es la balanza, no hablo de una balanza común hablo de esta balanza, que representa sin ninguna dudas el sentimiento de Justicia que estos días parece haber desaparecido.

09-01-201609-01-2016_2

Cuando eramos chicos, con nuestros padres o solos, íbamos a la verdulería, o del carnicero o la casa de forrajes, al almacén. No había shoppings ni supermercados.

Era particularmente emocionante observar como este dispositivo lograba su equilibrio. En ese este la capacidad del comerciante, el pulso , la habilidad del comerciante en quitar de una parte o agregar de la otra para alcanzar la conformidad del peso requerido del cliente.
Desde el bajo nosotros , niños tratando de comprender el mecanismo, mis padres y el comerciante en tratar de que la balanza se incline de la parte suya, todo un momento de simpática ansiedad.

Un gramo mas un gramo en menos, era tiempos de confianza y respetos mutuo, de una conexión punto a punto entre las personas.

Allí aprendimos de alguna manera que para que las cosas sean justas debe haber un equilibrio, si la balanza se inclina mas de una parte seguramente alguien esta perdiendo.

En este inesperado e incontrolable invasión tecnológica fuimos perdiendo algunos referentes como este. Hoy todo viene ya pesado, las balanzas te muestra un numero del peso justo, tal vez si tal vez no, pero sin confronto. Esto es un Kilo.

Lo mismo sucede con la política, lo mismo sucede con la democracia. Cada uno trata de imponer su Kilo, perdiendo así el equilibrio que otorgue beneficio y justicia a todo el conjunto de la sociedad. Quien esta en grado de someter sus propias convicciones con otro y dejar que la balanza del sentido común logre agregar y quitar de una parte u otra lo que se necesita para lograr un equilibrio.

Observo como personas ,justifican en unos lo que condenan en otros, hasta las mismas actitudes. Es como si observaran la realidad con anteojos con unos lentes particulares. Y no solo es una característica de los que se dicen orgullosos de estar de una parte, sino también los que están de la otra parte.

Al inicio al quitarte los lentes se pasa un momento de ceguera, la luz , los verdaderos colores, los grises alcanzan una magnitud que nos asusta.. pero con el tiempo todo vuelve a la normalidad y podremos aumentar nuestras defensas contra la manipulación.

Anuncios