Una parte de la información acerca de hechos acontecidos en nuestra sociedad la adquirimos a través de versiones directas de testigos y también indirectas de emisores secundarios que la transmiten y que a veces la distorsionan hasta hacerla irreconocible.

El rumor surge también como una invención que busca producir algún efecto negativo sobre una persona o sobre un sector, constituyendo una calumnia o una difamación.

P.B. Horton y C.L. Hunt escribieron:

Gran parte de nuestra conversación cotidiana se compone de tráfico de rumores. Todo tema, desde la moral de nuestro vecino hasta el destino de la nación, atrae interesantes y perturbadores rumores.

Siempre que hay tensión social, florece el rumor. Cuando no se dispone de datos exactos y completos sobre una cuestión, o cuando no se les da crédito, abundan los rumores. Puesto que los rumores pueden arruinar por completo la reputación de personas, desacreditar causas y socavar la moral, su manipulación es un instrumento común de propaganda”

En cuanto a las causas que favorecen la aparición de rumores, los autores citados agregan: “En su definitiva obra sobre el rumor, Allport y Postman señalan que un gran tráfico de rumores surge de algo tan poco complicado como el deseo de una conversación interesante y el disfrute de un chisme picante o poco usual. Sin embargo, una persona se inclina más a recordar y a extender un rumor si éste sirve para aliviar, justificar y explicar sus tensiones emocionales.


“Siempre existirán sectores, a quienes desagrada una determinada corriente política, que odia a los negros o teme a los comunistas, recordará y repetirá rumores dañinos para estos grupos”

El rumor cambia constantemente a medida que se extiende, ya que sus portadores lo desfiguran inconscientemente para adaptarlo a la forma que mejor ratifique sus antagonismos. Los individuos aceptan y dan pábulo a un rumor, sin someterlo a crítica alguna, si encaja en su patrón de preferencias y desagrados, o si le proporciona una explicación emocionalmente satisfactoria de algún fenómeno que les preocupe”

(De “Sociología”-McGraw-Hill de México SA-México 1962)

Anuncios