El asunto de la información es particularmente importante en nuestros días.

Cada uno de nosotros somos nuestros pensamientos, sentimientos, ideas, motivaciones, deseos… pero cuánto influyen en ello, en lo que somos, la información que recibimos de afuera?.

Nuestras conductas están determinadas también por la desinformación que recibimos de la publicidad, reallity shows, telebasura, etc.

Todo desde los púlpitos manipuladores de las conciencias pasivas y agotadas, que se sientan frente a los medios a la espera de que nos aligeren de la dura carga que supone vivir cada día.

Y es aquí, precisamente, cuando más receptivos estamos a dar por bueno todo aquello que recibimos.

Debemos ser conscientes de que somos el fruto maduro de los medios de comunicación, que nos convertimos en sus siervos que y sin los cuales parece que no somos capaces de funcionar.

Como consumidores alienados de lo externo, nos han expropiado nuestra libertad de elección.

Hoy, la fidelidad a la comunicación, la verdad y la libertad ha ido a parar la basura y ha sido reemplazada por el subjetivismo interesado, la censura, la codicia, la manipulación, la corrupción, la prepotencia, en aras del “bien común” que en realidad es la homogeneidad, el estereotipo y la adaptación a un entorno que sólo satisface a unos pocos.

 


Toda ciencia es esencialmente un medio hacia un objetivo. El medio (estrategia) es el conocimiento. El objetivo es el control.Mas allá de ello, queda pendiente una sola pregunta: ¿Quién será el beneficiario?

Introducción descriptiva de las armas silenciosas


Todo lo que se espera de una arma ordinaria es esperado para una
arma silenciosa por sus creadores, pero se diferencian solo por su manera de funcionar. 

Estas armas disparan situaciones , en vez de balas; propulsadas por el tratamiento de datos, en vez de reacción química, disparando su origen de bytes de informaciones, en vez de granos de polvo; a partir de un ordenador (computadora) en vez de un fusil, manipulado por un programador de computadoras en vez de un franco-tirador de elite.

 “Dadme el control sobre la moneda de una nación, y no tendré por que preocuparme de aquellos que hacen sus leyes.” 


Mayer Amshel Rothschild (1743-1812)

12249623_1238517022841551_3235045254016973999_n
Armas ilenciosas para guerras tranquilas
Anuncios