Admito que cada vez resulta mas difícil seguir siendo kirchnerista, si es que votar a Cristina signifique eso. Y en el caso de ser oposición, solo queda el zonzo consuelo de no haberla votado. 
 
 

Me siento profundamente desilusionado con el discurso de ayer de nuestra presidente. Esperaba mucho mas que la nada que nos dio, y ciertamente es una nada angustiante y desoladora. ¿Que debo esperar del estado a partir de ahora?,…..¿que debo pensar y sentir a partir de esta flagrante ruptura del mas señero contrato social concebido para una república democrática?.Los temas, hechos y causas se amontonan, y las soluciones siguen sin aparecer. 
 
 
Como en toda familia uno sabe que pedir cuando se está en las malas, y que pedir cuando se está un poco mejor. Recuerdo que cuando mi padre se quedó sin trabajo allá por los 60, nosotros sabíamos que no debíamos pedir mas de lo que había. Pero cuando la buena ventura volvió a golpear nuestra puerta, él unilateralmente fue quien nos ofreció cosas, como haciendo de la generosidad una gloriosa pero simple manera de dar las gracias. 
 
Hace un tiempo vengo escuchando estruendosos anuncios de guarismos, ratios y estadísticas por parte de nuestra máxima autoridad que demuestran (aunque sea en el relato) que Argentina es poco menos que el ejemplo a imitar por parte de la humanidad. Nadie es mejor que nosotros en el universo, y que nadie se atreva a desafiarnos. Y ciertamente, mas allá de todas las exageraciones propias de quien intenta construir poder mediante el adoctrinamiento, es verdad que estamos mejor económicamente que en el 2001 y 2002, quizás mejor que en varias décadas, quizás no. ¿Pero si estamos mejor, porque pasan estas cosas?. Me refiero a los 51muertos y mas de 700 heridos en el accidente reciente en la Estación Ferroviaria de Once (Buenos Aires, Argentina). 
 
 
No pretendo esta vez volver a tocar el serio problema de corrupción estructural que se ciñe sobre todo este gobierno. Aun estando calentito el aberrante caso de Schoklender, llega lo de Boudou, y antes se eso el caso Ricardo Jaime (por mencionar solo los mas conocidos, porque casos de corrupción hay muchos). Obviamente tampoco se le ha dado mucha importancia a los choferes de Kirchners que hoy son magnates multimillonarios, ni a los ex-secretarios de Cristina que con sueldos de 6500 pesos pudieron adquirir propiedades de 750 mil dolares. 
 
 
La primer alerta de este brusco giro al despotismo, lo vimos con el caso Hebegate, donde el poder ejecutivo uso el control que sobre muchos jueces tiene (caso emblemático el de Oyarbide) para aceptar que la Fundación Madres de Plaza de Mayo aparezca como querellante “damnificada” . Por ser la primera, la sociedad no le dio tanta trascendencia, ya que en esos momentos estábamos en campaña y las hordas kirchneristas, hacían ver todo como parte de una campaña de desprestigio vaya saber a que (porque para desprestigiar algo o alguien debe existir a priori algo de prestigio). 
 
 
Pero ahora, ni siquiera los mismos votantes estan dispuestos a consensuar hidalgamente semejante muestra deinsensibilidad e irresponsabilidad. Y así como EE.UU suele crear sus elaborados ardides y engaños para justificar sus genocidios y atropellos, el kirchnerismo esta haciendo lo propio para lograr lo casi imposible, hacer ver a las auténticas victimas como victimarios, y traspolar al estado dejándolo como querellante. Cosas que pasan cuando la sumatoria del poder llega a estos extremos. 

Antes de la Revolución francesa el estado hacía lo que quería , se entendía respecto de las leyes que lesionan un derecho de un particular pero que son consideradas lícitas, debe mencionarse que, en un comienzo se negaba la 
posibilidad de indemnizar , ya que se entendía que el Estado Legislador actuaba como soberano, y como tal los agravios que el soberano realizaba no se reparan, pues como sostuvo Mayer “Los actos legislativos están fuera y por encima de toda responsabilidad del Estado“. 
 
 
La explicación es que la revolución francesa no hizo otra cosa que trasladar los privilegios de la corona a la Administración y Napoleón, como soberano absolutista hizo lo imposible para hacer irresponsable a los funcionarios del Estado , en 1923, luego de analizar la jurisprudencia del Consejo de Estado Francés reconoce dos supuestos de responsabilidad del estado legislador: 1) cuando la medida legislativa oculta una operación financiera que enriquece el patrimonio administrativo; 2) si ella desequilibra el equilibrio financiero de un contrato en el cual el estado es parte. Aparentemente Cristina siente mucha simpatía por Bonaparte, dado la evidente emulación de sus procederes. 
 
 
Según los diccionarios mas célebres, se denomina responsabilidad del Estado a la obligación que pesa sobre éste de reparar los daños causados por el hecho ilícito de sus órganos. La responsabilidad del Estado se basa en el principio de que todo daño causado ilícitamente por él, debe ser reparado de buena fe. También se basa en el principio de igualdad ante las cargas públicas, una variante de la igualdad ante la ley, en el sentido de que nadie puede soportar más exacciones o perjuicios de parte del Estado que aquellos que la ley expresamente señala como obligatorios o lícitos. 

Actualmente se considera como un principio general de Derecho público que el Estado debe reparar todos los daños ilegítimos que cause a los ciudadanos, pero el tema está generalmente tratado en las legislaciones a propósito de los daños provocados por la Administración del Estado. ¿Sabrá esto Cristina y los “genios” que la asesoran?,…claro que lo saben, por eso es tan indignante lo que hacen. 
 
 
El estado debe hacerse responsable de sus méritos, pero también de sus errores y horrores, y esto corre no solo para Argentina. Hay muchísimas causas penales sin resolver, personas sin encontrar, delitos sin investigar, muertes sin justificar, negocios ilícitos sin condenar, pobreza sin reconocer, problemas sin visualizar, represión sin explicaciones, dudosa justicia social y sobre todo una profunda desidia para con la vida humana. Quizás los argentinos ya estemos anestesiados ante su mas tradicional institución, la corrupción, pero cuando vemos a nuestros pobres laburantes amontonados en cadáveres dentro de un vetusto tren, símbolo del mas sórdidooprobio , no podemos evitar reaccionar con bronca y crispación. 
 
 
Solo espero que la presidente reflexione, y anule el anuncio de De Vido y el secretario de transporte de la nación, y deje la querella para quienes realmente son las victimas en todo esto. Porque se cierne algo muy siniestro detrás de todo esto, so Cristina usa los dineros de nuestros impuestos para subsidiar a inescrupulosos empresarios privados, y le quita responsabilidad al estado ante el pueblo,…vaya oscura paradoja, ¿y esto es progresismo?,….y ¿donde esta el carácter populista?. Basta de sanata señora presidente, llego la hora que se decida,…o el pueblo o sus negocios

THE END 

Escrito por: d_peralta2008

Anuncios