Apatía política,descenso del hombre publico,una dura búsqueda de comunidad,la desaparición del viejo arte de construir lazos sociales,un culto desesperado del cuerpo,es cuanto caracteriza la sociedad contemporánea.Pero si bien la consecuencia de todo esto,incertidumbre,ansia,sentimiento de riesgo,sean relacionados a factores estructurales,ellos vienen vividas como si fueran experiencias exquisitamente individuales.Un visión del derecho privado y un destino que pueden ser superados,Sygmund Bauman nos dice ,mirando muy lucidamente en el modo en cual vivimos,en los confines sociales definidos de nuestra imaginación y ambición,a la naturaleza fundamentalmente social de nuestras angustias personales en donde la precariedad que esta en todas partes,es el ladrillo fundamental de la jerarquía de poder global y la técnica primaria de control social.
El individuo se convierte en neurótico,antisocial,criminal,piquetero,conductor que no respeta las señales,porque es incapaz de soportar el peso de la frustración que la sociedad civilizada impone para alcanzar los ideales cívicos, económicos sociales que vienen impuestos.
La política hoy es como un brazo de hierro que no alcanza a moverse con la velocidad que se mueve el capital,y la incapacidad de las instituciones locales de poner freno a este movimiento economico egoísta y mezquino.

Anuncios